¿Necesitas ayuda?  918 310 757
Lentillas a domicilio

Compra Lentillas Baratas Online

Envío GRATIS a partir 65€
Garantía devolucion
Envíos 3€
Cómo usar las lentillas correctamente

Cómo usar las lentillas correctamente

Escrito el 08.04.2019 a la categoría general

¿Estaré poniendo el líquido de mantenimiento adecuado? ¿Me habré puesto la lentilla del revés? ¿Cómo tengo que quitarme las lentillas? Quizás hace tiempo que llevas lentillas pero todavía tienes dudas. Vamos a darte unos consejos que agruparemos en cuatro apartados: según la posición en la que tienes que ponerte las lentillas; los cuidados de higiene generales para mantenerlas en buen estado; y los cuidados que deberás tener en el momento de colocarlas y retirarlas.

Antes de empezar, y para saber si estás utilizando tus lentillas de forma adecuada y correcta, como mínimo una vez al día debes controlar tus ojos haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo noto las lentillas en mis ojos? ¿Siento como si me hubiera entrado arenilla o, por el contrario, casi no las noto?
  • ¿Qué aspecto presentan mis ojos? ¿Se ven blancos y claros o irritados y rojos?
  • ¿Veo bien? ¿Tengo una visión nítida y clara o borrosa?

Si todo está bien y las lentillas están bien colocadas no deberías notarlas, tus ojos deberían tener un aspecto blanco y tu visión debería ser nítida. Si algo no va bien sigue los pasos que te damos a continuación pero, si aparecen síntomas como enrojecimiento, dolor, lagrimeo, aumento de la sensibilidad a la luz, visión borrosa, secreción o hinchazón, quítate las lentillas y consulta inmediatamente con un oftalmólogo.

Revisa la colocación de las lentillas:

¿La lentilla está puesta del lado correcto? Si está al revés, no se ajustará correctamente a la curvatura de tu ojo y lo notarás sintiendo molestias o incomodidad. Para saber cuál es el lado correcto de la lentilla colócala en la punta de tu dedo y acércala a la luz. Si los bordes están hacia afuera, en forma de plato hondo, está al revés. Si, por el contrario, tiene forma de copa con los bordes suaves, es que está bien colocada. Puedes leer más información y ver una imagen en nuestra antigua entrada “Cómo saber si la lentilla está del derecho o del revés”.

Mantén estos buenos hábitos en el cuidado de tus lentillas:

Los cuidados de las lentes de contacto difieren en relación al tipo. Salvo en el caso de las lentillas diarias desechables, que son más seguras por no necesitar limpieza, mantenimiento ni almacenamiento, es importante seguir las instrucciones que te ofrecemos a continuación para una correcta limpieza, aclarado, desinfección y conservación:

  • Lava siempre tus manos antes de manipular las lentillas con agua y jabón neutro, acláratelas con agua abundante y sécatelas con una toalla que no suelte pelusas. Es importante no transmitir agua a la lente mientras la manipulamos. Las uñas deben estar cortas y limpias. No utilices cosméticos a base de aceite, jabones que contengan crema, lociones o cremas antes de manipular las lentillas.
  • Lava y aclara las lentes inmediatamente después de quitártelas y antes de desinfectarlas. La acumulación de residuos y la proliferación de gérmenes dañinos sólo pueden ser eliminados mediante la limpieza, el aclarado y la desinfección.
  • Ponte las lentillas antes de usar maquillaje y ten en cuenta que los cosméticos a base de agua tienden a provocar menos daños en las lentes que los productos a base de aceite.
  • Mantén tus ojos cerrados cuando utilices laca para el pelo u otros aerosoles.
  • No utilices nunca líquidos de mantenimiento caducados ni permitas que la botella entre en contacto con otras superficies. Asegúrate de que esté bien cerrada después de cada uso.
  • No utilices nunca únicamente solución salina ni gotas humectantes para conservar tus lentes. No son un desinfectante eficaz o aprobado.
  • No te introduzcas nunca las lentillas en la boca ni utilices saliva, agua del grifo o líquidos no recomendados para la lubricación o humectación de las lentes.
  • No aclares nunca las lentillas ni limpies el estuche portalentes con agua del grifo.
  • Limpia una de las lentillas siempre en primer lugar y sigue siempre este ritual, así evitarás confusiones.
  • Coloca cada lente en el compartimento correcto del estuche portalentes y asegúrate de que están completamente sumergidas en la solución cuando no las estés utilizando.
  • Si no utilizas las lentillas durante un largo periodo de tiempo puede ser que se hayan secado o estén quebradizas. Si esto ocurre, deséchalas.
  • No reutilices nunca el líquido del estuche portalentes. Los portalentes pueden ser una fuente de bacterias, así que después de su uso tendrás que vaciarlo, lavarlo y aclararlo con soluciones estériles recomendadas y secarlo al aire. Tienes que reemplazarlo regularmente siguiendo las recomendaciones del fabricante o de tu especialista, generalmente cada tres meses. No utilices nunca estuches que estén agrietados o dañados.
  • Si no vas a utilizar las lentillas durante un largo periodo de tiempo y quieres conservarlas, es mejor que pidas consejo a un profesional del cuidado de la visión. Él sabrá aconsejarte debidamente, sobre todo si han pasado más de 30 días, ya que tendrás que desinfectarlas debidamente.
  • Renuévalas según las normas del oftalmólogo. Las mensuales una vez al mes, las semanales una vez a la semana. Las duras pueden durar más de dos años. Nunca las utilices por un período mayor al indicado ni si ha pasado la fecha de caducidad.

 

Colócate las lentillas correctamente:

  • Después de lavarte bien las manos, tal y como te hemos indicado más arriba, sitúate frente a un espejo bien iluminado.

  • Saca la lente del estuche (hazlo siempre en el mismo orden, así evitarás confusiones) y ponla en la yema del dedo índice de tu mano dominante: en la derecha si eres diestro y en la izquierda si eres zurdo. Pon la lentilla con los bordes redondeados en forma de cuenco, como te explicamos en “Cómo saber si la lentillas está del derecho o del revés”. Vigila que no se peguen los bordes y, si pasa, coge un poco de líquido de mantenimiento para que se despeguen.

  • Mira hacia arriba, abre bien el ojo y con el dedo índice de la otra mano levanta el párpado superior. Seguidamente, con la mano con la que sujetas la lentilla, baja el párpado inferior con el dedo corazón. Ayúdate con los otros dedos donde no tengas la lentilla para retirar el párpado inferior. Al inicio quizás te resulte aparatoso y sientas que lo haces muy mecánicamente pero ya verás cómo irás cogiendo soltura y, en poco tiempo, lo harás con total naturalidad.

  • Acerca poco a poco la lentilla al ojo e intenta no parpadear mientras la colocas. Al principio te costará un poco, pero no te preocupes, en cuanto tengas práctica lo harás sin pensarlo.

  • Intenta colocar la lentilla en el ojo lo más centrada posible. Si ves que ha quedado desplazada hacia uno de los lados, parpadea un poco y, si es necesario, deslízala suavemente haciendo suaves movimientos sobre el párpado con el ojo cerrado.

 

Quítate las lentillas correctamente

  • Antes de quitártelas, lávate y sécate las manos concienzudamente tal y como te hemos indicado que debes hacerlo siempre que las manipules. Recuerda: utiliza jabón neutro sin bases de aceite y una toalla que no suelte pelusas.

  • Mira hacia arriba y con los dedos índice y pulgar pinza suavemente la lente de contacto, desplázala un poco hacia abajo y sácala del ojo. Intenta mantener todo el tiempo la misma presión para que no se doble ni se peguen los bordes.

  • Colócala en la palma de la otra mano y añade un chorro de solución de limpieza específica para eliminar residuos y para asegurarte de que los bordes no quedan pegados.

  • Ponla en el compartimento correcto del estuche portalentes, añade la cantidad suficiente de líquido de mantenimiento para cubrirlas completamente y asegúrate de que quede bien cerrado.

  • Si tienes especiales problemas para quitarte las lentillas, debes consultarlo con tu oftalmólogo, ya que quizás estés sufriendo el denominado síndrome del “ojo seco”. En este caso, es probable que te recomiende un colirio humectante o lubricante que te facilite la extracción de la lente.

  • Si eres principiante y te resulta algo complicado o engorroso, puedes utilizar lágrimas artificiales para que tu ojo esté más lubricado y puedas quitártelas con mayor facilidad.

Si sigues estos consejos tienes muchas garantías de mantener una buena salud ocular durante mucho tiempo pero, si, aún así sientes que algo no va bien, no dudes en acudir a tu especialista de la visión para que te haga una revisión y un diagnóstico profesional. 

Imagen del post cedida por Freepik

Todas las imágenes

Tags de la noticia

Hablemos por Whatsapp

Si deseas ponerte en contacto con nosotros mediante WhatsApp, agrega a tus contactos el teléfono
661 597 067
y estaremos encantados de atenderte en nuestro horario comercial.


Acceso clientes.

Para acceder a tu zona de cliente, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder ver tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


Acceso clientes.

Antes de repetir el pedido, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder acceder a tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


¿Dudas? 661 597 067

¿Dudas? 661 597 067

WhatsApp / Llamadas Lun-Vie de 9:30h. a 19:30h.

O bien envia un mail a info@lentillasadomicilio.com

Este sitio Web utiliza cookies para
mejorar nuestros servicios.
Utilitzamos cookies de terceros que
captan información de la activitat
del usuario en la web. Más información

CONTINUAR