¿Necesitas ayuda?  918 310 757
Lentillas a domicilio

Compra Lentillas Baratas Online

Envío GRATIS a partir 65€
Garantía devolucion
Envíos 3€
Consejos para usuarios principiantes de lentes de contacto

Consejos para principiantes de lentes de contacto

Escrito el 06.03.2018 a la categoría general

¿Es la primera vez que vas a utilizar lentillas y todavía tienes dudas sobre su manejo, uso y mantenimiento? ¿Tienes miedo de no saberlo hacer bien y poner en riesgo la salud de tus ojos? Si es la primera vez que usas lentes de contacto, es fácil acostumbrarte a manipularlas y usarlas. Tus ojos necesitarán un poco de tiempo para adaptarse, pero pronto te olvidarás de que las llevas puestas. No te preocupes, ¡no llevará mucho tiempo! Te damos a continuación unos consejos básicos y fundamentales para conseguirlo y salir airoso de esta nueva experiencia.

Antes de decidir dónde vas a comprar las lentes de contacto tienes que saber si puedes usarlas y para ello existe un protocolo a respetar y que debe ser realizado por un profesional en contactología, debidamente colegiado: te hará un examen visual para conocer la graduación exacta que hay que corregir, además de una serie de pruebas de detección y otras de prevención. También deben examinar la córnea y el sistema visual para descartar problemas que pudieran agravarse por el uso de lentes de contacto. Puedes ver en qué consiste un estudio visual integral en nuestra anterior entrada en el blog “Razones para hacer un estudio visual integral”.

El profesional de la salud ocular deberá elegir el mejor diseño de lentes de contacto para resolver tu problema visual y definir el material, la geometría, la duración, el diámetro, la graduación, etc. Antes de empezar a usarlas tendrás que pasar un test para verificar si puedes adaptarte al uso de lentillas y que estas se comportan correctamente dentro del ojo. También será importante que te enseñen a ponértelas y quitártelas y te den una serie de recomendaciones para saber cómo hay que mantenerlas cuando no se usan.

Cuestiones básicas de higiene de las lentes de contacto y del estuche portalentillas:

Aunque las lentes de contacto son usadas de manera segura por más de 125 millones de personas cada día, hay que ser consciente del riesgo de infección que puede comportar su uso y prestar atención a los factores que pueden contribuir a ello, como son el uso prolongado de las lentes, el intercambio reducido de lágrimas bajo la lente, algunos factores ambientales y la falta de higiene. Vamos a ver a continuación algunas cuestiones relacionadas con la higiene:

Sobre las lentes de contacto:

El cuidado de las lentes de contacto es tan importante como el cuidado de tus propios ojos, ya que las infecciones por una mala praxis pueden llegar a causar pérdidas graves de visión en algunos casos. Así que toma buena nota de los consejos que te damos a continuación:

  • Si aparecen síntomas como enrojecimiento, dolor, lagrimeo, aumento de la sensibilidad a la luz, visión borrosa, secreción o hinchazón, deberás quitarte las lentillas y consultar inmediatamente con un oftalmólogo.

  • Si eres usuario habitual de lentes de contacto es fundamental que te hagas revisiones anuales ya que, al igual que cualquier prescripción médica, las prescripciones para lentes de contacto tienen fecha de vencimiento, recomendablemente de un año. En estas revisiones el óptico se asegurará de que sigues teniendo una prescripción precisa y adecuada. En caso de no ser así, te modificará los parámetros que sean necesarios. También se asegurará de que estés haciendo un uso adecuado de las lentillas.

  • Salvo en el caso de las lentillas diarias desechables, que son más seguras por no necesitar limpieza, mantenimiento ni almacenamiento, es importante seguir las instrucciones que te ofrecemos a continuación para una correcta limpieza, aclarado, desinfección y conservación:

    • El lavado y aclarado de las lentes es esencial para impedir la acumulación de residuos y habrá que realizarlo inmediatamente después de extraer las lentillas y antes de la desinfección. Los gérmenes dañinos sólo pueden ser eliminados mediante la limpieza, el aclarado y la desinfección.

    • Lava y aclara siempre tus manos antes de manipular las lentillas con agua y jabón neutro y sécatelas con una toalla que no suelte pelusas. Las uñas deben estar cortas y limpias. No utilices cosméticos a base de aceite, jabones que contengan crema, lociones o cremas antes de manipular las lentillas.

    • Se recomienda insertar las lentillas antes de maquillarse. Los cosméticos a base de agua tienden a provocar menos daños en las lentes que los productos a base de aceite.

    • Mantén tus ojos cerrados cuando utilices laca para el pelo u otros aerosoles.

    • No utilices nunca líquidos de mantenimiento caducados ni permitas que la botella entre en contacto con otras superficies. Asegúrate de que esté bien cerrada después de cada uso.

    • No utilices nunca únicamente solución salina ni gotas humectantes para conservar tus lentes. No son un desinfectante eficaz o aprobado.

    • No te introduzcas nunca las lentillas en la boca ni utilices líquidos no recomendados para la lubricación o humectación de las lentes.

    • No aclares nunca las lentillas ni limpies el estuche portalentes con agua del grifo.

    • Limpia una de las lentillas siempre en primer lugar y sigue siempre este ritual, así evitarás confusiones.

    • Coloca cada lente en el compartimento correcto del estuche portalentes y asegúrate de que están completamente sumergidas en la solución cuando no las estés utilizando.

    • Si no utilizas las lentillas durante un largo periodo de tiempo puede ser que se hayan secado o estén quebradizas. Si esto ocurre, deséchalas.

    • No reutilices nunca el líquido del estuche portalentes.

    • Si no vas a utilizar las lentillas durante un largo periodo de tiempo y quieres conservarlas, es mejor que pidas consejo a un profesional del cuidado de la visión. Él sabrá aconsejarte debidamente, sobre todo si han pasado más de 30 días, ya que tendrás que desinfectarlas debidamente.

Sobre el mantenimiento del estuche portalentes:

Los portalentes pueden ser una fuente de bacterias, así que después de su uso tendrás que vaciarlo, lavarlo y aclararlo con soluciones estériles recomendadas y secarlo al aire. Tienes que reemplazarlo regularmente siguiendo las recomendaciones del fabricante o de tu especialista, generalmente cada tres meses. No utilices nunca estuches que estén agrietados o dañados.

Colocación de las lentillas:

Al principio pude resultar un poco complicado colocar y retirar las lentillas, sobre todo por la sensación extraña de tocarse los ojos, pero antes de que te des cuenta se habrá convertido en algo tan natural como cepillarte los dientes. Si tienes algún amigo que usa lentillas, puedes pedirle que te muestre cómo se las coloca. Si sigues teniendo preguntas no dudes en consultar a tu oculista: te harán una demostración de repaso sin poner ningún inconveniente. Mientras tanto, aquí te damos algunos consejos:

  • Lávate las manos con jabón neutro, preferiblemente sin perfumes ni conservantes, y sécatelas con una toalla limpia que no suelte pelusas.

  • Excepto en el caso de las lentes de uso diario desechables, deberás enjuagar las lentes de contacto utilizando una solución de limpieza, para eliminar residuos eventuales o suciedad que se hubieran podido acumular en la superficie de la lentilla durante el periodo en el que no las ha usado.

  • Empieza siempre por el mismo ojo cuando coloques o retires las lentillas, para evitar cualquier confusión. Para ello el estuche portalentillas siempre contiene el indicador de cuál es la lentilla derecha y cuál es la izquierda. Cuando manipules la lente derecha, deja el estuche derecho abierto y el izquierdo cerrado. Haz lo contrario cuando manipules la lente izquierda, así evitarás confusiones.

  • Examina la lente y comprueba que no está del revés colocándola en la yema de tu dedo índice. Si la lente tiene forma de bol significa que está bien, si tiene forma de plato es que está del revés. Consulta nuestra anterior entrada “Cómo saber si la lentilla está del derecho o del revés”.

  • Con el dedo corazón de la misma mano, y por debajo de las pestañas, tira del párpado inferior hacia abajo.

  • Con la ayuda de un espejo, utiliza el dedo índice o el dedo corazón de la otra mano para levantar el párpado superior y coloca la lentilla en el ojo. Debes mirar hacia arriba y poner la lentilla en la parte inferior del ojo.

  • Suelta los párpados suavemente, haz un leve masaje y parpadea con cuidado para asegurar que la lentilla se coloca en su lugar de forma natural.

  • Sigue los mismos pasos para insertar la lente del otro ojo.

Existen otros métodos para colocarse las lentillas, así que si este método te resulta problemático, consulta a tu especialista, que te proporcionará uno alternativo.

Normalmente, al insertarla, la lente se coloca automáticamente en el centro del ojo y rara vez se desplaza a la parte blanca del ojo durante su uso. Sin embargo, esto puede ocurrir si la inserción o extracción no son realizadas de forma correcta. Para centrarla, sigue cualquiera de estos métodos:

  • Con los ojos cerrados, da un suave masaje sobre la lente a través del párpado cerrado hasta colocarla en el centro.

  • Manipula suavemente la lentilla no centrada hacia el centro con el ojo abierto: utilizando la presión del dedo sobre el párpado superior o inferior puedes ir empujando la lentilla hacia el centro con el párpado.

Si tu visión es borrosa al insertar la lente, comprueba lo siguiente:

  • Quizá la lentilla no esté centrada en el ojo. Si es así, sigue las instrucciones que se han mencionado anteriormente.

  • Si la lente se encuentra en la posición correcta, quítatela y comprueba lo siguiente:

    • Si hay presencia de maquillaje o aceite en la lentilla. Si es así, deséchala y ponte una nueva.

    • Si la lentilla es del otro ojo.

    • Si está colocada al revés.

Si a pesar de todo, la visión sigue siendo borrosa es aconsejable que te quites inmediatamente las lentillas y consultes a tu oculista.

Extracción de las lentillas:

  • Lava, aclara y seca las manos del mismo modo que para colocarte las lentillas.

  • Asegúrate de que la lentilla está en el centro del ojo antes de intentar extraerla.

  • Al igual que para ponértelas, sigue el mismo orden para quitártelas, así evitarás confusiones.

  • Con la ayuda de un espejo, mira hacia arriba y tira con el dedo índice hacia abajo de tu párpado inferior o hacia fuera.

  • Toca el borde inferior de la lentilla con el dedo índice de la otra mano. Vigila de no tocar las lentes nunca con las uñas.

  • Desliza la lentilla hacia abajo hasta situarla en la parte blanca del ojo.

  • Con el pulgar y el dedo índice, aprieta suavemente la lente como si la quisieras pellizcar y retírala del ojo.

  • Utiliza el mismo procedimiento para retirar la lentilla del otro ojo.

Buenos hábitos para adoptar:

Debes controlar tus ojos tú mismo una vez al día preguntándote: “¿cómo siento las lentes de contacto en mis ojos?”, “¿cómo se ven mis ojos?”, “¿sigo viendo bien?”. Si todo está bien y las lentillas están bien colocadas, no deberías notarlas. Para asegurarte puedes prestar atención a algunas cosas:

  • ¿Se encuentra la lentilla del lado correcto? Si está al revés, no se ajustará correctamente y lo notarás. Para saber cuál es el lado correcto coloca la lentilla en la punta de tu dedo y acércala a la luz. Si los bordes están hacia afuera, está al revés. Si tiene forma de copa con los bordes suaves es que está bien.

  • ¿Mi lente tiene una pestaña, una pequeña partícula de arenilla o una pelusa? Con las manos limpias y secas, cuidadosamente desplaza la lente del centro de tu ojo abierto y muévela de nuevo al centro mientras sostienes los párpados inferior y superior con los dedos.

  • Para seguir viendo bien, no debes frotarte los ojos. Es fácil tocarse los ojos sin pensarlo, pero podrías pasarles suciedad u oleosidad de tus dedos, o sacarte la lentilla sin querer.

  • Si sientes los ojos secos porque frecuentas ambientes con aire acondicionado, humo, polvo, viento o frío o pasas mucho tiempo frente a dispositivos digitales, aquí tienes algunos consejos para ayudarte:

    • Usa las gotas humectantes que te recomendó tu profesional de la salud visual para mantener tus ojos hidratados.

    • Toma mucho líquido para asegurarte de mantener tu cuerpo hidratado.

    • Parpadea con frecuencia para mantener una capa humectante sobre tu ojo, en especial cuando trabajas frente al ordenador o miras la televisión.

    • Utiliza lentes de contacto diseñadas especialmente para retener la humedad

Si por el contrario, experimentas cualquiera de los síntomas que leerás a continuación deberías quitarte las lentillas de inmediato: irritación, escozor o picor en el ojo; sensación de cuerpo extraño en el ojo; lagrimeo excesivo; secreción del ojo inusual o enrojecimiento; visión borrosa, sensación de arco iris o halos alrededor de objetos. También es posible que tengas sensación de sequedad o que sientas que las lentes son menos cómodas que cuando te las pusiste por primera vez. Si la incomodidad o el problema desaparecen cuando te quitas la lente, deberías examinarla cuidadosamente en busca de roturas, suciedad o un cuerpo extraño. Tírala y ponte una nueva. Si el problema persiste, quítate la lente nueva y consulta con tu especialista inmediatamente.

Sobre todo no te olvides de cumplir con el cronograma y reemplazar las lentes de contacto según lo recomendado por tu profesional de la salud visual y nunca las utilices por un período mayor al indicado ni si ha pasado la fecha de caducidad.

En Lentillas a Domicilio te recomendamos, si eres novato en el mundo de las lentes de contacto, las Dailies Aquacomfort Plus, unas lentillas desechables de uso diario ideales si no tienes mucha experiencia previa en manipulación de lentes de contacto o no dispones de mucho tiempo para dedicarle a la limpieza y mantenimiento. Aunque recuerda que será siempre tu especialista en visión quien decidirá cuáles son las más adecuadas para ti.

 

Imagen del post cedida por Freepik

Todas las imágenes

Tags de la noticia

Hablemos por Whatsapp

Si deseas ponerte en contacto con nosotros mediante WhatsApp, agrega a tus contactos el teléfono
661 597 067
y estaremos encantados de atenderte en nuestro horario comercial.


Acceso clientes.

Para acceder a tu zona de cliente, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder ver tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


Acceso clientes.

Antes de repetir el pedido, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder acceder a tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


¿Dudas? 661 597 067

¿Dudas? 661 597 067

WhatsApp / Llamadas Lun-Vie de 9:30h. a 19:30h.

O bien envia un mail a info@lentillasadomicilio.com

Este sitio Web utiliza cookies para
mejorar nuestros servicios.
Utilitzamos cookies de terceros que
captan información de la activitat
del usuario en la web. Más información

CONTINUAR