¿Necesitas ayuda?  918 310 757
Lentillas a domicilio

Compra Lentillas Baratas Online

Envío GRATIS a partir 65€
Garantía devolucion
Envíos 3€
Falsos mitos y creencias por los que la gente no utiliza lentillas

Falsos mitos y creencias por los que la gente no utiliza lentillas

Escrito el 13.02.2018 a la categoría general

En todo el mundo hay 125 millones de personas que utilizan lentes de contacto, aunque en España tan solo lo hace el 7,4% de la población de entre 12 y 65 años, siendo uno de los países europeos donde su uso es menor. La media de edad se sitúa en los 30 años pero la cifra más alta se observa entre los jóvenes de 12 a 24 años y va decreciendo paulatinamente en las siguientes franjas de edad. Existe un 3,8% de la población que utilizó lentes de contacto en algún momento de su vida pero que las abandonó alegando problemas de incomodidad o porque decidieron operarse. Muchos de los argumentos que utilizan para no iniciarse en el uso o para abandonarlo responden más a falsos mitos y creencias que a la realidad.

Si eres de los que llevan gafas y te gustaría probar las lentes de contacto pero no te atreves por todo lo que has oído o incluso porque tú mismo crees que es una opción peor que usar gafas, a continuación te desmontamos algunas falsas creencias que se suelen escuchar en la rumorología popular y que quizá ya hayas tomado como ciertas.

  • “Seguro que no me van bien"

Esta afirmación se debe a un gran desconocimiento de cómo funciona el proceso de adaptación de las lentillas y de cuánto ha avanzado la tecnología aplicada al mundo de la visión. Existen actualmente tal multitud de laboratorios que se fabrican lentillas para corregir todos los tipos de visión, incluso las graduaciones más complejas y más altas. Muchas personas creen que tan solo los miopes o las graduaciones leves se pueden corregir con el uso de lentes de contacto, y eso es completamente falso. Existen laboratorios especializados en el diseño personalizado de lentillas que ofrecen más de 10.000 parámetros incluso para las personas con las graduaciones más complejas. Así pues, tener astigmatismo y presbicia ya no es un problema para poder utilizar lentillas. Además, es un profesional de la visión el que se ocupa de verificar tu graduación y asesorarte en la elección de tus lentes de contacto, garantizándote que llevarás las más adecuadas para ti y las que mejor se adapten a tus ojos.

  • “Las lentes de contacto son incómodas”

Algunas personas que utilizaron lentillas en el pasado las abandonaron argumentando que no eran cómodas y desde entonces desistieron de seguir utilizándolas. El mundo de las lentes de contacto ha cambiado mucho en las últimas décadas, sobre todo gracias a la incorporación de la tecnología de micro-precisión y a los materiales biocompatibles que se utilizan. La mayoría de lentillas están fabricadas en la actualidad con hidrogeles de silicona, que favorecen la hidratación y disminuyen la sensación de irritación, y tienen bordes y perfiles delgados para minimizar el roce entre la lentilla y el párpado. El resultado: apenas notas que las llevas puestas. Es tan grande el abanico de materiales que ofrece actualmente el mercado que es prácticamente imposible no encontrar unas lentillas que se adapten perfectamente a tus ojos.

  • “El manejo, cuidado y mantenimiento de las lentillas es complejo y lleva mucho tiempo”

En cuanto al manejo, las personas que creen que no conseguirán ponerse y quitarse las lentillas deben saber que es cuestión de práctica. Además, cuando se trata de la primera vez, tu óptico se asegurará de que no te marches sin haberte puesto y quitado las lentillas por ti mismo. La mayoría de la gente se vuelve hábil con el manejo de las lentes de contacto más rápido de lo que cree. Si lo que te preocupa es perder mucho tiempo, las lentillas desechables diarias no te harán perder ni un segundo, ya que abrirás un par nuevo, limpio y fresco cada día. Así que esta puede ser una excelente opción para aquellos que no quieran preocuparse de la limpieza y el mantenimiento de sus lentes de contacto. Aunque, por otro lado, los que quieran disfrutar de las ventajas de utilizar lentillas mensuales (son más económicas) la limpieza no les llevará más que unos minutos al día ni muchos quebraderos de cabeza, ya que tan solo necesitarán asegurarse de limpiarse bien las manos y de tener a mano el líquido de mantenimiento específico para sus lentillas (puedes consultar nuestra entrada “Cómo limpiar tus lentes de contacto”). Actualmente la limpieza se realiza con un único líquido que sirve tanto para limpiar como para desinfectar y conservar tus lentillas. Tan solo necesitarás unos minutos al día para garantizar una higiene correcta. Si millones de personas lo hacen de manera habitual será que no puede ser tan complicado, ¿no te parece?

  • “Mi visión no será tan buena como con las gafas”

Aunque esta es una creencia muy asentada en el imaginario colectivo suele ser justamente al contrario, ya que las lentillas se mueven con el ojo garantizando una visión más precisa. Además, tu campo de visión será mucho mayor al no tener monturas que lo limiten. Te garantizan una mayor visión periférica y más natural.

  • “La salud de mis ojos empeorará y se agravará mi afección ocular”

Si bien es cierto que la mayoría de afecciones relacionadas con la visión aumentan con la edad, no es verdad que el uso de lentillas agrave este proceso de deterioro natural de la visión. Si sigues las recomendaciones de tu óptico sobre cómo cuidarlas y cuánto tiempo se pueden llevar, su uso es seguro.

  • “Causan problemas en los ojos”

Hay personas que creen que sufrirán más infecciones o incluso problemas graves de córnea. Si haces un uso correcto de las lentillas, sigues las recomendaciones de tu profesional de la visión y acudes a él si sientes alguno de los síntomas que aparecen a continuación su uso es completamente seguro: irritación, escozor o picor en el ojo; sensación de cuerpo extraño en el ojo; lagrimeo excesivo; secreción del ojo inusual o enrojecimiento; visión borrosa, sensación de arco iris o halos alrededor de objetos.

  • “Son mucho más caras que las gafas”

Esto dependerá del tipo de lentillas que utilices. Las lentillas desechables de uso diario suelen ser más caras pero utilizar lentes mensuales o de uso prolongado abaratará mucho los costes. De todos modos, la cantidad de fabricantes y modelos hace que se hayan abaratado mucho los costes en los últimos años. Seguro que te sorprenderá comprobar que no son tan caras como pensabas. Depende de qué gafas utilices y de cada cuánto te las cambies incluso podrá ser que las lentillas te salgan más económicas. La opción de comprarlas online en empresas que te ofrecen plenas garantías, como Lentillas a domicilio, te resultará mucho más barata que si acudes a tu óptica. Además, te beneficiarás de los descuentos y promociones que ofrecemos cada mes. Compruébalo en www.lentillasadomicilio.com. Si ya te has decidido y quieres comprarlas a través de nuestra web puedes ver cómo hacerlo en nuestra anterior entrada “Comprar lentillas por internet: ¿qué necesitas saber?”.

  • “Los mayores de 40 años y los adolescentes no pueden utilizar lentes de contacto”

La creencia de que las personas mayores de 40 años ya no pueden usar lentes de contacto es una de las más extendidas, algo que está muy lejos de la realidad, ya que, con las lentillas multifocales o progresivas para la corrección de la presbicia y la variedad de materiales nuevos que aportan comodidad, una edad avanzada no es un impedimento para llevarlas. Todo lo contrario. Cada vez más personas llegan a la edad de la jubilación con una excelente salud y más vitales y activas que durante su etapa laboral. Es por ello que las lentes de contacto pueden ser una buena alternativa al uso de gafas para la práctica de deportes o actividades físicas. Respecto a los adolescentes, un estudio de la Universidad de Ohio mostró que los usuarios de lentes de contacto entre 8 y 11 años se sentían mejor con su apariencia personal, su capacidad atlética y su aceptación social que los otros participantes del estudio que llevaban gafas. Además, existen otros beneficios, como una mayor visión periférica y más natural, pues la lente se mueve con el ojo, y una mayor libertad en su uso, lo que facilita la práctica de deporte y otras actividades, así como el uso de gafas de sol. Un ejemplo de lentillas para niños, adolescentes y jóvenes es la familia MyVision de CooperVision. 

  • “Producen sequedad ocular”

Actualmente la mayoría de lentillas del mercado están diseñadas con materiales con un alto contenido en agua para prevenir la sensación de sequedad ocular. Hay multitud de porcentajes en contenido de agua e incluso las hay pensadas especialmente para mantener los ojos hidratados durante largos periodos de uso, para aquellos usuarios que frecuentan espacios con aires acondicionados o calefacciones o para aquellos que pasan muchas horas frente a pantallas digitales. Además, cualquier tipo de lente puede ser complementada con unas gotas humectantes para hidratar el ojo, que pueden ser utilizadas en tantas ocasiones como sea necesario.

  • “No son adecuadas para trabajar muchas horas enfrente de una pantalla”

¿Sabías que miramos el móvil más de 50 veces al día? ¿Y que lo miramos al levantarnos por la mañana y antes de acostarnos por la noche? ¿Sabías que pasamos más de 6 horas al día ante pantallas digitales y que tenemos, de media, 6 dispositivos por persona? Incluso para aquellas personas que se pasan el día frente a pantallas digitales, muchos laboratorios ofrecen lentes de contacto especialmente pensadas para garantizar la máxima comodidad, ya que se mantienen hidratadas a lo largo de todo el día. Para este tipo de usuarios es importante utilizar unas lentes con una alta permeabilidad al oxígeno, como las lentillas ULTRA de Bausch + Lomb,  ya que favorecen la baja deshidratación ocular que suele venir causada por la frecuencia de parpadeo frente a pantallas y que puede provocar una mayor evaporación de la lágrima.

  • “Son incompatibles con el uso de maquillaje”

Que el maquillaje afecta al ojo entra dentro del sentido común, pero eso no significa que teniendo en cuenta algunas medidas su uso no sea completamente seguro e higiénico. Nos encontramos que la mayoría de las personas maquilladas presentan restos de maquillaje en la película lagrimal, pudiendo ocasionar visión borrosa que mejora algo al parpadear. Entre los tintes y colores utilizados en el rímel o máscara de pestañas o en el delineador se encuentra el agua, algunos tipos de solventes, formadores de película, conservantes y ceras de origen animal, vegetal y mineral, pigmentos y polímeros fijadores. El rímel contiene fibras de nylon que se adhieren a ellas y, junto a la propia composición del rímel, puede provocar sensación de cuerpo extraño o molestias más frecuentes conforme avanza el día. Por todo ello, si usas lentillas es mejor que utilices maquillaje líquido o cremoso y no en polvo ya que estos, al ser volátiles, tienen más posibilidades de entrar en contacto con la lentilla. Recuerda también usar maquillaje hipoalergénico, para evitar posibles alergias, además de ponerte siempre las lentillas en primer lugar, maquillarte y desmaquillarte con cuidado evitando que queden residuos, mantener limpio el maquillaje, evitar compartirlo con otras personas y respetar la fecha de caducidad. Para una mayor seguridad todavía tienes una opción más: utilizar lentillas con tratamientos de superficie que evitan la adhesión de algunos de los componentes que se encuentran en la mayoría de productos de belleza.

  • “Las lentillas pueden perderse detrás del ojo”

Dejamos para el final los dos mitos que más preocupación generan por su gravedad y que pueden despertar la risa entre algunas personas por ser completamente falsos y rozar lo surrealista. Uno de ellos es el que hace referencia a que la lente de contacto se puede perder detrás del ojo. Esto es totalmente imposible, puesto que existe una membrana delgada llamada “conjuntiva” que recubre el ojo y conecta con la parte interior del párpado, logrando que ningún objeto pueda desplazarse hacia la parte posterior del ojo.

  • “Las lentes de contacto pueden quedarse pegadas al ojo”

Hay personas que se preguntan si las lentillas se pueden quedar permanentemente pegadas al ojo o si, por el contrario, se pueden caer fácilmente durante la práctica de ciertas actividades, como el deporte. Ninguna de estas creencias es verdadera, ya que en el caso de notar que la lentilla está enganchada porque el ojo se ha resecado, basta con hidratarla aplicando unas lágrimas artificiales o sacárselas y humectarlas de nuevo con el líquido de mantenimiento. Y en cuanto al hecho de que una lentilla se caiga al llevarla puesta, las probabilidades de que esto ocurra son muy bajas, ya que las lentes de contacto de hoy en día se ajustan casi a la perfección al ojo.

Todas las imágenes

Tags de la noticia

Hablemos por Whatsapp

Si deseas ponerte en contacto con nosotros mediante WhatsApp, agrega a tus contactos el teléfono
661 597 067
y estaremos encantados de atenderte en nuestro horario comercial.


Acceso clientes.

Para acceder a tu zona de cliente, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder ver tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


Acceso clientes.

Antes de repetir el pedido, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder acceder a tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


¿Dudas? 661 597 067

¿Dudas? 661 597 067

WhatsApp / Llamadas Lun-Vie de 9:30h. a 19:30h.

O bien envia un mail a info@lentillasadomicilio.com

Este sitio Web utiliza cookies para
mejorar nuestros servicios.
Utilitzamos cookies de terceros que
captan información de la activitat
del usuario en la web. Más información

CONTINUAR