Comprar lentillas baratas online

ekomi
918 310 757
info@lentillasadomicilio.com Lunes-Viernes de 9:30h a 19:30h
 
La Historia de las Lentillas (I)

La Historia de las Lentillas (I)

Escrito el 13.07.2011 a la categoría general

La Historia de las Lentillas (I)

Tradicionalmente, se atribuye a Leonardo da Vinci (1452-1519) la primera descripción de un dispositivo que podría asimilarse a una lente de contacto. Leonardo añadió en el margen de uno de sus escritos el dibujo de un sistema óptico consistente en una semiesfera de vidrio llena de agua y con un rostro sumergido en ésta. La relación de este esquema con las lentes de contacto deriva sólo del hecho de que los ojos están en contacto con el agua, pero Leonardo dibujó también unas lentillas semejantes a las actuales, así como la ampolla de cristal de la que debían tallarse. Una sugerencia semejante formuló en 1637 René Descartes (1596-1650) cuando escribió: \"Si uno aplicase sobre el ojo un tubo lleno de agua, en cuyo extremo hay un vidrio en forma exactamente igual a la piel (córnea) no existiría refracción alguna a la entrada del ojo. Resulta sumamente interesante advertir que Descartes consideraba que su idea no era práctica debido a las dificultades para obtener un vidrio de radio adecuado en el extremo del tubo, colocar éste en contacto con el globo ocular y mantenerlo en posición correcta. Por tales dificultades admitidas a priori, optó por un simple cono de vidrio, anticipándose así al cono diseñado por Steinheil a mediados del siglo XIX. Esta proposición fue reconsiderada y perfeccionada por el matemático francés Philippe de la Hire (1640-1718) en 1685, quien sugirió utilizar un \"vidrio\" cóncavo sobre el globo ocular:”La curvatura interna del vidrio debería ser igual a la curvatura de la córnea, eliminando así la refracción de la córnea y el humor acuoso y el vidrio pueden ser considerados como el mismo medio óptico.” Es generalmente aceptado que fue Thomas Young (1773-1829) el primero en concebir en 1801 la modificación de la refracción del ojo mediante un sistema dióptrico aplicado a la córnea. Su mecanismo, que más tarde se conoció con la denominación de \"hidrodiascopio\", era un tubo de 5 mm de longitud. En uno de sus extremos Young colocó una lente pequeña. El terminal ocular del dispositivo estaba rodeado de cera y el tubo estaba lleno de agua. El autor aplicó el instrumento descrito a su ojo y experimentó con su propia acomodación y astigmatismo. La descripción de Young era la siguiente: \"De un pequeño microscopio para las investigaciones botánicas he extraído una lente bicóncava de unos 20 mm de distancia focal. He colocado esta lente en un pequeño tubo de 5 mm de longitud que he recubierto con un poco de cera y llenado en tres cuartas partes con agua fría. Lo he aplicado a mi ojo, de tal manera que la córnea penetró en su mitad en el tubo y se encontraba en todas partes en contacto con el agua: el ojo se hizo inmediatamente hipermetrópico\". Su intención era simplemente eliminar la córnea, con sus frecuentes irregularidades ópticas, del sistema dióptrico del ojo y sustituirla por una lente bien tallada, lo que resultaba lógico dado que el humor acuoso, la córnea y el agua tienen casi el mismo índice de refracción y por tanto actúan como un único medio óptico. Así, las lentes de contacto actuales parten de este mismo principio. Young nunca pretendió que este dispositivo sirviese para corregir cualquier tipo de ametropía, pero su invención resultó un elemento básico para plantear esta posibilidad de corrección óptica por procedimientos distintos a las gafas comunes. Sir John Frederick William Herschel, (1792-1871), aportó en 1823 una interpretación teórica y justificó la posible aplicación práctica de las lentes de contacto. Herschel sugirió que era posible corregir el astigmatismo por este ingenioso procedimiento. Mencionó también que podía obtenerse un molde del ojo y consecutivamente tallar un cristal de la forma y dimensiones correspondientes. Propuso la posibilidad de corregir la ametropía astigmática aplicando al ojo una cápsula de vidrio llena de sustancia gelatinosa de origen animal, pero su idea no tuvo éxito. La exponía así: \"En algunos casos de irregularidades de la córnea sería interesante experimentar si poniendo algunos geles transparentes de origen animal, contenidos en una cápsula esférica de vidrio, en contacto con la superficie del ojo, podría conseguirse una visión nítida, siquiera transitoria; o si podría tomarse un molde verdadero de la córnea y traspasarlo a un medio transparente.\" Los verdaderos problemas a los que se oponían en estos primeros avances hacia las lentillas tal como las conocemos se centraban en la imposibilidad tecnólogica de traspasarlos a la práctica, tanto por la construcción del “dispositivo” como por el hecho de no poder realizar un molde exacto del ojo humano, para lo que se debería esperar al descubrimiento de la anestesia. De eso trataremos en los próximos capítulos...

Todas las imágenes