¿Necesitas ayuda?  918 310 757
Lentillas a domicilio

Compra Lentillas Baratas Online

Envío GRATIS a partir 65€
Garantía devolucion
Envíos 3€
Lentes de contacto y maternidad: lentillas durante el embarazo y el parto, ¿sí o no?

Lentes de contacto y maternidad: ¿embarazo y parto con o sin lentillas?

Escrito el 19.03.2018 a la categoría general

Durante el embarazo las mujeres experimentamos cambios fisiológicos debido a los diferentes cambios hormonales que se producen: se ensanchan las caderas, crecen los pechos y son frecuentes los cambios emocionales. A pesar de que cada embarazo es diferente, lo que está claro es que todas queremos sentirnos bonitas y cómodas. Es por ello que las que utilizábamos lentes de contacto antes de quedarnos embarazadas no queremos renunciar a seguir llevándolas.

El problema es que la visión no es ajena a todos estos cambios hormonales, sino que puede verse afectada directamente: se pueden agravar patologías oculares ya existentes o ser susceptibles a otros procesos que estaban en forma latente.

Si durante el embarazo notamos molestias o escozor en los ojos, debemos acudir a un especialista de la visión para que diagnostique cual podría ser nuestro problema, ya que algunos de estos cambios podrían ocasionar intolerancia al uso de lentes de contacto, por ejemplo si aumenta la sensibilidad de la cornea o se produce una disminución de la lágrima que diera lugar a sequedad ocular.

Principales problemas o alteraciones que pueden aparecer:

  • Sequedad ocular

La mayor molestia que presentan las mujeres embarazadas es la sequedad ocular, debido a las hormonas responsables de la gestación y el parto. Este problema puede solucionarse con la utilización de lentillas desechables diarias o con lágrimas artificiales, aunque lo mejor será que pidas el consejo de tu oftalmólogo.

  • Errores refractivos

A parte de la sequedad ocular, durante el embarazo se pueden sufrir otro tipo de molestias menos importantes, pero que igualmente afectan a la visión de la mujer. Por ejemplo, y aunque los errores no suelen dar grandes cambios, estos tienen una tendencia hacia la miopización entre las semanas 31 a 41, relacionada probablemente con un edema corneal creado por la retención de líquidos que se sufre, o ,como otras teorías proponen, debido un aumento del tamaño del ojo por expansión del colágeno. Estas retenciones suelen desaparecer en unos 2 meses después del parto. También se han descrito casos en los que el embarazo ha acentuado el astigmatismo corneal, creando cambios en el eje del astigmatismo, por lo que la refracción de las lentes de contacto no corrige su afección actual.

  • Falta de tolerancia a ciertos tipos de lentes de contacto

Algunas mujeres presentan una mayor intolerancia a las lentes permeables al gas, debido a una mayor sensibilidad ocular. En los casos de necesidad por altas emetropías, se les puede recomendar en este periodo el uso de lentes de contacto desechables, a ser posible diarias, en combinación con gotas humectantes.

  • Alteraciones en la visión causadas por la hipertensión

Si antes del embarazo tenías hipertensión, durante el embarazo podría agravarse o, simplemente, aparecer durante el embarazo. En ambos casos, los síntomas suelen ser visión borrosa, visión doble, o ver manchas en el campo visual.

  • Visión borrosa por la diabetes gestacional

Al igual que en el caso anterior, las mujeres diabéticas o que han sido diagnosticadas con diabetes gestacional son las que sufren la mayoría de problemas de visión durante el embarazo. El principal síntoma es la visión borrosa. Es muy importante en caso de diabetes gestacional que se realicen controles periódicos, ya que un 30% de diabéticas desarrollan su retinopatía durante el embarazo.

En todos estos casos, el uso de una lente de hidrogel de silicona con una alta permeabilidad al oxígeno (alto DK) puede ser una solución parcial durante el embarazo. Y, durante el parto, para muchas mujeres que presentan defectos refractivos altos es importante poder llevar lentillas, ya que así podrán apreciar perfectamente la evolución de este, cuando nazca su hijo, lo pesen o lo limpien.

Nuestros consejos:

  • Cada mujer es distinta y cada embarazo único, por eso el mejor y primer consejo es: escucha tu cuerpo. Date tiempo para observarlo, notar los cambios, etc. Si sientes molestias como ardor ocular, sequedad ocular o que la lente de contacto se queda pegada, lo mejor es que visites a tu contáctologo y alternes con las gafas.

  • Hidrata tus ojos. La sequedad ocular es normal con los cambios hormonales, así que asegúrate de tener un humectante apto para el uso de contactos. Colócatelo unas tres o cuatro veces durante el día para evitar molestias.

  • Alterna las gafas y las lentes de contacto.

Durante el parto:

Seguramente hayas escuchado comentarios contradictorios sobre el uso de lentes de contacto durante el parto: alguien te habrá dicho o habrás leído que durante el parto no puedes llevar lentillas, otras personas o publicaciones te habrán indicado que sí que puedes hacerlo, etc. Antiguamente, con el uso de lentes de contacto duras, algunas matronas explicaban que más de una lentilla había salido volando cayendo sobre el suelo de la sala de partos. Actualmente esto no suele pasar puesto que la mayoría de usarios utilizan lentes de contacto blandas, que, como ya sabéis, son mucho más estables. Pero, de una forma u otra, y aunque hayas estado utilizado lentes de contacto en tu embarazo, es recomendable que durante el parto no las uses. ¿Por qué? Pues porque aunque tu parto vaya bien y esté todo dentro de la normalidad existe la posibilidad de que en algún momento tuvieran que administrarte anestesia de forma urgente para practicarte una cesárea. Si esto ocurriera, aumentaría la posibilidad de generar una úlcera corneal si llevas lentes de contacto.

Al margen de lo importante que es la salud de tus ojos, debes pensar que no puedes anticipar cuántas horas de labor en el parto tendrás o si vas a llorar mucho o poco cuando recibas a tu bebé o si sudarás y te molestará en los ojos, así que en cualquiera de los casos las lentillas serán más un estorbo que una ‘ayuda’.

Por ello lo más seguro para ti y tu vista es que uses gafas pero lo más recomendable que preguntes a tu ginecólogo/a antes del feliz alumbramiento para que, sea como sea, no te pierdas ni un detalle del gran momento.

 

Imagen del post cedida por Freepik

Todas las imágenes

Tags de la noticia

Hablemos por Whatsapp

Si deseas ponerte en contacto con nosotros mediante WhatsApp, agrega a tus contactos el teléfono
661 597 067
y estaremos encantados de atenderte en nuestro horario comercial.


Acceso clientes.

Para acceder a tu zona de cliente, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder ver tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


Acceso clientes.

Antes de repetir el pedido, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder acceder a tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


¿Dudas? 661 597 067

¿Dudas? 661 597 067

WhatsApp / Llamadas Lun-Vie de 9:30h. a 19:30h.

O bien envia un mail a info@lentillasadomicilio.com

Este sitio Web utiliza cookies para
mejorar nuestros servicios.
Utilitzamos cookies de terceros que
captan información de la activitat
del usuario en la web. Más información

CONTINUAR