¿Necesitas ayuda?  918 310 757
Lentillas a domicilio

Compra Lentillas Baratas Online

Envío GRATIS a partir 65€
Garantía devolucion
Envíos 3€
Lentillas para miopía: ¿cómo, cuándo y dónde?

Lentillas para miopía: ¿cómo, cuándo y dónde?

Escrito el 22.04.2018 a la categoría general

¿Miras a tu alrededor y ves gente con gafas por todas partes? Aunque la moda ha dado un papel preponderante a las monturas en los últimos años, siendo común el uso de gafas con cristales sin graduación, generalmente no es ese el motivo: el número de miopes se ha incrementado en los últimos años de forma notable y, para algunos, alarmante. En algunos países de Asia Oriental se habla de “epidemia”: en China, donde hace sesenta años el porcentaje de gente que padecía este problema se limitaba al 20%, hoy alcanza el 90% entre adolescentes y jóvenes adultos. En Seúl el problema es todavía mayor y la cuota llega al 96,5% de los jóvenes. ¿Qué se esconde tras este aumento? Hay un componente que ha ido adquiriendo mucho más peso que el genético en estos últimos años, y tiene que ver con la irrupción de las tecnologías.

En España casi el 25% de la población padece actualmente miopía, porcentaje que puede aumentar hasta el 50% en los próximos 20 años. La población a quien más afecta es a los jóvenes de entre 21 y 30 años, de los cuales el 47,6% ya la padecen.

¿Qué es la miopía?

La miopía es una afección visual causada por un error refractivo. ¿Qué significa eso? Que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad. El problema de la miopía se produce cuando la luz que entra en el ojo se enfoca delante de la retina en lugar de sobre ella, como debería ocurrir en un ojo normal (cuando la luz se enfoca detrás de la retina se produce la hipermetropía). Cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes se ven borrosos. Se trata de un problema muy común y mucha gente miope no detecta esta afección inmediatamente, ya que no todos los objetos se ven borrosos. No suelen tener problemas para leer un libro, la carta de un restaurante o los mensajes de texto, pero, ¿qué ocurre con ese cartel que se encuentra más lejos? Ahí ya no tienen la misma claridad visual. Se trata de un desorden de los ojos relacionado con el enfoque, no una enfermedad de los ojos.

¿Qué causa la miopía?

Antiguamente se pensaba que la miopía era algo mucho más genético de lo que ahora se ha visto que es. Aunque es verdad que existe un componente hereditario, se ha visto que tiene un aspecto mucho más funcional, es decir, nos estamos adaptando a nuestro entorno. Los ojos se están acostumbrando a utilizar en exceso la visión a distancias cortas (pantallas, entornos cerrados, libros, etc.) y por eso no ven bien a distancias más largas. También existen otros motivos para desarrollar miopía. ¿Recuerdas que tus padres solían decirte que no te sentaras demasiado cerca de la televisión o que encendieras la luz para leer? Mirar pantallas de ordenador, televisión o móviles y tabletas durante muchas horas o leer con poca iluminación, cualquier cosa que fatigue nuestros ojos, puede ser un factor. Se ha debatido mucho sobre si pasar más tiempo al aire libre, alejados de televisores y videojuegos, puede ayudar a reducir la miopía en los niños. Aunque no hay pruebas que corroboren esta hipótesis, es innegable que ir al parque y jugar al aire libre pueden ser formas excelentes de pasarlo bien y probablemente también sean una buena manera de que tus hijos descansen la vista.

La aparición de la miopía en la infancia se descubre a menudo en los niños cuando tienen entre 8 y 12 años de edad. Una de las situaciones típicas es cuando el niño que se sienta al final de la clase tiene que preguntar constantemente a su compañero qué es lo que hay escrito en la pizarra. De hecho, los niños españoles son los que más usan gafas o lentillas de toda Europa. En concreto, 4 de cada 10 niños españoles las usan de forma habitual, muy por encima de la media europea, situada en el 34%. Por su parte, la mayoría de los padres –el 52%- desconoce que los problemas visuales no detectados a sus hijos, pueden derivar en fracaso escolar y, sin embargo, la familia, con el 63%, continúan siendo la principal responsable en detectar problemas en los niños, algunos de los cuales son dolores de cabeza, acercarse a los objetos para leer, fatiga ocular, etc.

Durante los años de la adolescencia, cuando el cuerpo crece rápidamente, la miopía puede empeorar. Afortunadamente, pasada la adolescencia, entre los 20 y los 40 años de edad, por lo general hay pocos cambios. Y, aunque es mucho menos común, la miopía también puede aparecer en los adultos.

Si eres miope, presta especial atención para detectar los primeros signos de la miopía progresiva en tus hijos. Es importante revisarles la vista con regularidad, ya que la miopía común suele aparecer en las primeras etapas de la vida. Muchos niños con miopía comienzan a sufrirla a muy temprana edad y suele ir empeorando cada año hasta entrar en la veintena.

Existen dos tipos de miopía: la leve (o baja) y la severa (o alta). Una miopía alta generalmente se estabiliza entre los 20 y los 30 años de edad y puede corregirse fácilmente con gafas, lentes de contacto o algunas veces con cirugía refractiva. Las personas con miopía alta pueden tener un riesgo mayor de desarrollar glaucoma y cataratas, por ello es tan importante hacerse revisiones anuales, tal y como te sugerimos en nuestra anterior entrada "Razones para hacerse un estudio visual integral”.

¿Qué podemos hacer para corregir nuestra miopía?

Una de las formas más comunes de corregir la visión borrosa a distancia es mediante el uso de gafas con graduación para miopía, aunque si tienes más de 45 años, muy probablemente necesitarás que sean multifocales para poder ver claramente tanto de lejos como de cerca. Actualmente tienes también la posibilidad de utilizar lentillas multifocales o progresivas, tal y como te comentamos en “Lentes de contacto multifocales: ventajas y desventajas”.

Las lentes de contacto para la miopía son la opción correctiva elegida por muchas personas, sobre todo si llevas un estilo de vida activo, porque practicas mucho deporte o si simplemente prefieres utilizar lentes de contacto en lugar de gafas por la comodidad que te ofrecen.

Otra opción es la cirugía correctiva, aunque se trata de una opción que actualmente, por ser considerada una cuestión estética, sigue siendo una opción un tanto costosa para algunas personas.

¿Cuándo empezar a utilizar lentillas para miopía?

En España, el 53% de la población de entre 15 y 18 años necesita algún tipo de corrección visual, y de este, un 81% se muestra interesado o muy interesado en llevar lentes de contacto. A pesar de ello, tan sólo un 15% utiliza este método correctivo. La baja prescripción de lentillas para niños o adolescentes de debe a la falta de consenso en lo relativo a la edad de iniciación en el uso de lentes de contacto.

En la actualidad, la edad media para la primera adaptación se sitúa en torno a los 14 o 15 años, aunque las miopías suelen comenzar en torno a los 8 años y la hipermetropía o astigmatismo se corrigen por primera vez en torno a los 6 años. Además muchos niños muestran ya interés en el uso de lentillas alrededor de los 10 años.

La actividad física de los niños y adolescentes, unido a su preocupación por la imagen, hacen que sea la franja de edad con más usuarios de lentes de contacto. De hecho, un 75% de los niños menores de 16 años que utilizan gafas no practica deporte por miedo a romperlas, y hasta el 86% de los chicos que lo practican deben quitárselas mientras desempeñan la actividad deportiva. Si tus hijos se muestran interesados en el uso de lentillas, no dudes en acudir con él a tu oftalmólogo para que os informe, aconseje y valore las opciones que tenéis.

¿Durante cuánto tiempo puedo llevar las lentillas?

Existen diferentes tipos de lentillas para corregir la miopía en función de su tiempo de uso: diarias, quincenales, mensuales, trimestrales, anuales y de uso prolongado. El tipo que utilices dependerá de tus necesidades y, sobre todo, de la prescripción que te haga tu oftalmólogo.

Aún así, existen algunos datos sobre los hábitos de uso de los españoles: un 50,4% de usuarios de lentes de contacto las utiliza los 7 días de la semana. En este grupo destacan las mujeres y los usuarios de 45 a 65 años. Entre estos últimos, más de 7 de cada 10 las llevan toda la semana.

De los pacientes que llevan lentes de contacto desechables diarias solo el 23,7% las utiliza los 7 días de la semana, ya que casi uno de cada cuatro usuarios de lentes de contacto afirma que le gusta combinar el uso de lentes de contacto con gafas, especialmente las mujeres (un 33% combina las gafas con las lentes de contacto) y el 14% dice utilizarlas básicamente por motivos estéticos cuando sale.

Los más jóvenes (de 12 a 24 años) las llevan puestas menos tiempo, mientras que los usuarios de 35 a 44 años son los que las llevan más horas al día (10,3 horas).

Las lentes de contacto de uso diario están diseñadas para ser desechadas en la noche antes de ir a la cama y ser reemplazadas con un nuevo par a la mañana siguiente. A diferencia de las lentes de contacto mensuales, no requieren mantenimiento, es decir, ni solución para lentillas ni estuche. Las lentes de contacto diarias son la opción perfecta para ti, si quieres una experiencia de lentes de contacto sencilla y segura o para aquellas personas que quieran iniciarse en el uso de lentes de contacto o para niños o adolescentes.

Aquí podrás ver toda la oferta de lentes de contacto diarias que disponemos en Lentillas a domicilio.

Existen algunos proveedores que tienen la opción de elegir para tus lentillas un reemplazo de 15 días: son las lentes de contacto quincenales. Este tipo de lentillas requiere un mantenimiento y un sistema de limpieza ya que una única lentilla nos debe durar 15 días. Nos proporciona una calidad de visión óptima como en el caso de las lentillas diarias, si se hace un buen uso y se mantiene una buen limpieza e higiene, como os indicamos en el post “Cómo limpiar tus lentes de contacto”

Las lentes de contacto mensuales deben quitarse antes de ir a dormir. Las debes limpiar y almacenar en el estuche para ponértelas nuevamente en la mañana siguiente. Se deben reemplazar con un nuevo par después de un mes. A diferencia de los lentes de contacto de uso diario, necesitas solución para limpiar y almacenar lentillas y un estuche para guardarlas.

Aquí podrás ver toda la oferta de lentes de contacto mensuales que disponemos en Lentillas a domicilio.

Existen también lentes de contacto trimestrales. En este tipo de lentillas se aconseja combinar el sistema de limpieza, solución única, con una limpieza más profunda. Las soluciones de peróxido son productos que se utilizan en lentes de reemplazo largo como en este caso las lentes trimestrales. Producen a diario una limpieza más profunda para mantener las lentes en un perfecto estado.

Las lentes de contacto convencionales tienen como ventaja un amplio abanico de parámetros al ser de fabricación, por lo que puedes elegir cuanta graduación quieres en tus lentillas. Al contrario que estas, las lentillas de contacto desechables pueden no tener algunos parámetros disponibles, como por ejemplo un astigmatismo mayor a -2.75 o una miopía muy elevada. Por supuesto al ser de reemplazo anual requieren un sistema de limpieza más riguroso que en las anteriores lentillas con soluciones de peróxido y limpiezas enzimáticas semanales.

Aquí podrás ver toda la oferta de lentes de contacto anuales que disponemos en Lentillas a domicilio.

Lo último en tecnología de lentes de contacto son las lentillas de hidrogel de silicona, que dejan pasar hasta cinco veces más oxígeno que las lentes de contacto convencionales, incluso mientras duermes, dejando que tus ojos “respiren”. Este tipo de lente de contacto puede utilizarse de forma continua (24 horas) hasta 30 días seguidos. Podrás acostarte y levantarte viendo con claridad al día siguiente. En nuestra web encontrarás algunas de ellas, como las PureVision de Bausch + Lomb, las Biofinity de CooperVision o las Acuvue Oasys 12 unidades de Johnson and Johnson.

¿Cómo utilizar las lentillas para corregir la miopía?

El cuidado de las lentes de contacto es tan importante como el cuidado de tus propios ojos, ya que las infecciones por una mala praxis pueden llegar a causar pérdidas graves de visión en algunos casos. Así que, además de realizar las visitas anuales a tu oftalmólogo, toma buena nota de los consejos que te damos a continuación:

  • Si aparecen síntomas como enrojecimiento, dolor, lagrimeo, aumento de la sensibilidad a la luz, visión borrosa, secreción o hinchazón, deberás quitarte las lentillas y consultar inmediatamente con un oftalmólogo.

  • Si eres usuario habitual de lentes de contacto es fundamental que te hagas revisiones anuales ya que, al igual que cualquier prescripción médica, las prescripciones para lentes de contacto tienen fecha de vencimiento, recomendablemente de un año. En estas revisiones el óptico se asegurará de que sigues teniendo una prescripción precisa y adecuada. En caso de no ser así, te modificará los parámetros que sean necesarios. También se asegurará de que estés haciendo un uso adecuado de las lentillas.

  • Salvo en el caso de las lentillas diarias desechables, que son más seguras por no necesitar limpieza, mantenimiento ni almacenamiento, es importante seguir las instrucciones que te ofrecemos a continuación para una correcta limpieza, aclarado, desinfección y conservación.

El lavado y aclarado de las lentes es esencial para impedir la acumulación de residuos y habrá que realizarlo inmediatamente después de extraer las lentillas y antes de la desinfección. Los gérmenes dañinos sólo pueden ser eliminados mediante la limpieza, el aclarado y la desinfección.

  • Lava y aclara siempre tus manos antes de manipular las lentillas con agua y jabón neutro y sécatelas con una toalla que no suelte pelusas. Las uñas deben estar cortas y limpias. No utilices cosméticos a base de aceite, jabones que contengan crema, lociones o cremas antes de manipular las lentillas.

  • Se recomienda insertar las lentillas antes de maquillarse. Los cosméticos a base de agua tienden a provocar menos daños en las lentes que los productos a base de aceite.

  • Mantén tus ojos cerrados cuando utilices laca para el pelo u otros aerosoles.

  • No utilices nunca líquidos de mantenimiento caducados ni permitas que la botella entre en contacto con otras superficies. Asegúrate de que esté bien cerrada después de cada uso.

  • No utilices nunca únicamente solución salina ni gotas humectantes para conservar tus lentes. No son un desinfectante eficaz o aprobado.

  • No te introduzcas nunca las lentillas en la boca ni utilices líquidos no recomendados para la lubricación o humectación de las lentes.

  • No aclares nunca las lentillas ni limpies el estuche portalentes con agua del grifo.

  • Limpia una de las lentillas siempre en primer lugar y sigue siempre este ritual, así evitarás confusiones.

  • Coloca cada lente en el compartimento correcto del estuche portalentes y asegúrate de que están completamente sumergidas en la solución cuando no las estés utilizando.

  • Si no utilizas las lentillas durante un largo periodo de tiempo puede ser que se hayan secado o estén quebradizas. Si esto ocurre, deséchalas.

  • No reutilices nunca el líquido del estuche portalentes.

Si no vas a utilizar las lentillas durante un largo periodo de tiempo y quieres conservarlas, es mejor que pidas consejo a un profesional del cuidado de la visión. Él sabrá aconsejarte debidamente, sobre todo si han pasado más de 30 días, ya que tendrás que desinfectarlas debidamente. Puedes leer más sobre su mantenimiento en “Cómo limpiar tus lentes de contacto”.

¿Cómo entender la prescripción de mis lentillas?

La prescripción es lo que aparece en el lateral de la caja de tus lentillas. Es allí donde está toda la información referente a tus lentes de contacto, pero piensa que lo más importante es saber qué modelo es el que estás utilizando. En España, tres de cada cuatro usuarios de lentes de contacto afirman que no conocen la marca que utilizan. Así que, si tienes cualquier duda porque utilizas una marca blanca y no sabes a qué producto de la web corresponde, llámanos y te lo diremos, pero piensa que tendrás que tener la caja de las lentillas enfrente para que podamos asesorarte. Sin la caja no podremos ayudarte ya que, para nosotros, lo esencial es conocer el modelo que estás utilizando y que te ha dado tu óptico previamente. También puedes consultar nuestra tabla de equivalencias en “Equivalencia de las lentillas de marca blanca”.

De todos modos, para los más curiosos os explicamos a continuación cómo puedes interpretar la información que aparece en el lateral de tu caja de lentillas:

  • Si tienes miopía o hipermetropía verás que aparece la potencia, es decir la graduación, con unos números que podrán ser positivos (en el caso de la hipermetropía) o negativos (en el caso de la miopía). Además de la potencia, también necesitarás identificar el diámetro, que es el tamaño de anchura y se expresa en milímetros (generalmente suele ser un número cercano a 14 mm), y la curva base, que no es otra cosa que el tamaño de la lente óptica. En este caso el número variará entre los 8.4mm y los 9mm.

¿Dónde hacerme unas lentillas para corregir mi miopía?

Si sientes últimamente tu visión borrosa o que te cuesta ver objetos a lo lejos es un buen momento para realizar una visita a la óptica. Allí te realizarán un examen visual para determinar qué afección tienes y asesorarte sobre tus opciones. Al igual que pasa con la graduación, que tan solo podrá determinar tu óptico, el tipo de lentilla según su uso también te la aconsejará él. El único lugar en el que podrán prescribirte unas lentillas es en una óptica o en la consulta de un optometrista.

Aunque en algunas páginas web podrás leer que puedes decidir si quieres utilizar lentillas diarias, mensuales o de uso prolongado, esta decisión no puedes tomarla exclusivamente tú. Si ahora estás utilizando unas lentes de contacto diarias pero quieres utilizar el mismo modelo pero en formato mensual no se trata de cambiar tu pedido de lentillas y ya está. Todos los cambios que estés pensando hacer respecto a tus lentes de contacto deberán ser consultados previamente con tu profesional de la visión a quien podrás explicar el por qué de tu nueva necesidad. Él te asesorará y dirá qué lentes debes pasar a utilizar.

¿Dónde comprar las lentillas?

Aunque el 90% de españoles sigue comprando sus lentes de contacto en su óptica de confianza, cada vez son más lo que confían en empresas de reposición online debido a los precios tan competitivos que ofrecen y a sus múltiples ofertas, descuentos y promociones. Lentillas a domicilio es la empresa líder española en reposición de lentillas y desde 2009 buscamos ofrecerte el mejor servicio en la compra de lentillas online para que tu experiencia sea lo más fácil, cómoda y barata posible, sin prescindir de la seguridad y confianza que ofrece una empresa española que sigue las directrices europeas sanitarias sobre lentes de contacto. Somos una empresa de reposición de lentillas, no de prescripción, por ello defendemos únicamente un uso y una compra adecuados de lentes de contacto con prescripción. Por ello en ningún caso realizamos adaptaciones ni graduaciones de lentillas. Tan solo reponemos las lentes de contacto que con anterioridad ha adaptado un profesional sanitario, óptico u oftalmólogo. Descubre el nuevo mundo de lentillas online a través del líder español.

 

Imagen para el post cedida por Freepik

Todas las imágenes

Tags de la noticia

Hablemos por Whatsapp

Si deseas ponerte en contacto con nosotros mediante WhatsApp, agrega a tus contactos el teléfono
661 597 067
y estaremos encantados de atenderte en nuestro horario comercial.


Acceso clientes.

Para acceder a tu zona de cliente, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder ver tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


Acceso clientes.

Antes de repetir el pedido, necesitamos que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, para poder acceder a tus datos.


Campo obligatorio
Campo obligatorio He olvidado mi contraseña

Error al validarse

Vuelve a introducir tus datos de acceso.


¿Dudas? 661 597 067

¿Dudas? 661 597 067

WhatsApp / Llamadas Lun-Vie de 9:30h. a 19:30h.

O bien envia un mail a info@lentillasadomicilio.com

Este sitio Web utiliza cookies para
mejorar nuestros servicios.
Utilitzamos cookies de terceros que
captan información de la activitat
del usuario en la web. Más información

CONTINUAR