Comprar lentillas baratas online

ekomi
918 310 757
info@lentillasadomicilio.com Lunes-Viernes de 9:30h a 19:30h
Hablemos por whatsapp Te resolvemos cualquier duda 661 597 067

Di Sí a las lentillas

Si eres de los que quiere probar las lentes de contacto pero todavía no te decides, te dejamos aquí unas cuantas razones para que descubras las ventajas de decir sí a las lentillas.

En primer lugar, gracias a las nuevas tecnologías y a los nuevos materiales su evolución es constante. Han surgido materiales cada vez más biocompatibles con los ojos y diseños de diferentes tipos de lentillas más personalizadas, como las híbridas (con una zona central semirrígida y una zona periférica blanda), las Orto-K (semirrígidas que rectifican la miopía cuando dormimos) o incluso con filtros específicos (por ejemplo, con filtro azul-violeta), entre otros. Existen laboratorios que actualmente ya ofrecen lentillas pensadas para los usuarios que pasan muchas horas frente a pantallas digitales, como son las ULTRA de Bausch + Lomb, y otros que están investigando el desarrollo de lentes de contacto inteligentes que permitirán controlar la diabetes y otros aspectos de la salud del usuario. Incluso en un futuro no muy lejano quizá podrán dotarnos de capacidad de visión nocturna, nos permitirán poder realizar zum de la imagen que estemos percibiendo o, incluso, realizar fotografías tan solo pestañeando los ojos.

Otro aspecto importante es la naturalidad que te ofrecen las lentes de contacto en relación a las gafas, ya que la persona que usa lentes de contacto puede mostrar su rostro sin necesidad de ocultarlo o tener elementos externos. Las lentillas favorecen una imagen y una percepción personal mucho más realista. Además, con el uso de gafas, dependiendo de la cantidad de dioptrías y el tipo de corrección ocular, el paciente percibe los objetos de mayor o menor tamaño. Este efecto es visible también desde fuera, como en el caso de los miopes, de quienes se dice que las "gafas entristecen la mirada". Esto puede ser un problema para algunas personas, haciendo que no se sientan cómodas con su imagen. Las lentillas aparecen como una excelente opción en estos casos y en los que la graduación es elevada, ya que las gafas resultan menos estéticas y más incómodas.

Además, las lentillas son aptas para muchos rangos de edad y permiten realizar amplitud de acciones que con gafas serían impensables o dificultosas. Tanto para los más pequeños como para los mayores de la familia, para las personas deportistas, activas o con trabajos concretos, las lentillas suponen la solución ideal a sus necesidades. Si usas lentes de contacto te sentirás más libre para hacer deporte, ir de tiendas, salir, bailar o hacer cualquier tipo de actividad, ya que proporcionan una visión cómoda y sin sensación de mareo o inestabilidad. Son una excelente opción en determinados deportes de contacto o en los que se realizan movimientos rápidos y bruscos, para los que no se aconseja el uso de gafas.

Algunos descartan la opción de llevar lentillas porque piensan que su uso y manejo es complicado pero aprender la técnica para ponerse y quitarse las lentillas conlleva poco tiempo y solo requiere de tener un cuidado especial con la higiene y cierta destreza con las manos. A diferencia de las gafas, las lentes de contacto no necesitan ser limpiadas tantas veces al día, ya que los párpados se encargan de eso. Y según el tipo de lentillas que uses, es probable que no tengas que limpiarlas en absoluto, como es el caso de las lentes de contacto desechables, que se tiran cada noche sin necesidad de limpiarlas.

Al estar colocadas en la retina se desplazan con el ojo al desviar la mirada hacia cualquier dirección, así que la persona siempre está mirando por el centro de la lente. Por el contrario, utilizando gafas no siempre miramos por el centro del cristal. A diferencia de las gafas, las lentillas favorecen la ampliación del campo visual y no solo focalizan un punto. Esto te permite tener una mayor visión periférica, lo que en algunas acciones diarias como es la conducción puede ser muy positivo, ya que las zonas de los lados se ven con precisión, a diferencia de las gafas, que tan solo lo consiguen si la persona gira la cabeza. Así, cuando dirigimos la vista hacia los lados o cuando las gafas no están bien ajustadas, los objetos pueden aparecer distorsionados o aparentemente desplazados, sobre todo cuando la persona tiene una graduación elevada y al no mirar por el cristal se observa el cambio de imagen no corregida. Las lentillas, en cambio, proporcionan un campo visual total y una visión nítida y clara en todas las direcciones, pues la montura no interfiere en la visión. No hay puntos ciegos ni visión borrosa.

Una de las mayores ventajas de las lentes de contacto es que no se empañan ni se ensucian constantemente como las gafas al estar protegidas de factores externos como los cambios de temperatura, la lluvia, el vapor, la manipulación, los golpes o las caídas. Al estar fabricadas con materiales resistentes y que se adaptan al ojo con facilidad, las lentes de contacto no suelen caerse ni moverse de la superficie del globo ocular.

Algunos piensan que con las lentillas no verán tan bien como con las gafas pero la verdad es que las lentillas se adaptan a diferentes graduaciones y problemas oculares, con un especial beneficio para las personas con anisometropía (distinta graduación en cada ojo). En estos casos, sobre todo cuando existe mucha diferencia de graduación entre un ojo y otro, es recomendable el uso de lentes de contacto, ya que con gafas la imagen que se forma en cada ojo es de distinto tamaño y el cerebro no puede juntarlas en una sola imagen. Con las gafas, la persona no suele tolerar más de 3 dioptrías de diferencia entre la graduación de un ojo y otro. Sin embargo, con las lentes de contacto, apenas se modifica el tamaño de los objetos, con lo que cada ojo podrá llevar la graduación que necesita, aunque exista mucha diferencia entre ambos. Además, según la necesidad de la persona, y siempre bajo la prescripción y supervisión de un oftalmólogo, podrá elegir un tipo de lentillas que se adapte y cumpla los requisitos, porque hay una amplia variedad de modelos. Por ello también pueden ser una alternativa frente a la cirugía, ya que debido a su comodidad y a la naturalidad que aportan, las personas que no quieren o no pueden someterse a una operación tienen en las lentillas una solución económica y sin riesgos.

Por todas estas razones, y algunas más que se nos han quedado en el tintero, te garantizamos que el uso de lentillas es completamente seguro, cómodo, eficaz y puede mejorar tu visión ocular. Anímate y di: ¡lentillas sí!